Turisteando por Madrid

TURISTEANDO POR MADRID y sus lugares curiosos.

Un pequeño viaje primaveral me llevo a Madrid. Tenía ganas de visitar algunos de los museos que siempre he querido ver y nunca he encontrado ocasión. …Y esta vez lo conseguí.

Esta pequeña crónica no va a ir sobre los lugares que todo el mundo visita en Madrid, si no sobre algunos sitios curiosos, no tan conocidos y que van más con mi personalidad de viajero curioso y atípico. La ciudad sigue estando sucia como antaño (aunque no tanto como Roma, por ejemplo) pero se la ve más tranquila que hace años. Precaución en el metro (la calaña de antes sigue por allí) y en las zonas más turísticas (Plaza Mayor, Puerta del Sol y calles aledañas) donde hay que cuidar la cartera, el bolso y los empujones.

DSCN0350

MADRID PLANO TURISTEANDO
1-Ermitas San antonio de la Florida. 2-Templo de Debod. 3-Palacio de Vargas-Casa de Campo.4-Museo Cerralbo.5-Plaza de España.6-Plaza 2 de mayo/Cuartel de Monteleón. 7-Museo Romantcismo.8-Palacio Grimaldi/Senado.9-Convento de la Encarnación.10-Antiguo Convento Santo Domingo el Real. 11-Alcazar Real/Palacio Real. 12-Armeria Real. 13-Catedral de la Almudena. 14-Antigua Mezquita Mayor/Callejón de la Almudena. 15-Atentado Alfonso XIII. 16-Palacio de los Consejos/Capitanía General/Catedral Fuerzas Armadas. 17- Iglesia de San pedro el Viejo. 18-Plaza de San Javier. 19-Plaza de la Villa/Torreón de los Lujanes. 20-Plaza Mayor. 21-Carcel Real /Ministerio Asuntos Exteriores. 22-Plaza/Mercado de la Cebada. 23-Calle de la Sierpe. 24- Plaza de Cascorro. 25-Palcio Duquesa de Sueca/Ministerio del Tiempo. 26-Hospital General en 1808/Museo de arte Reina Sofía. 27-Basilica de Atocha. 28-Casa de Quvedo/tumba de Cervantes. 29-Casa de Cervantes. 30-Casa de Lope de Vega. 31-Congreso de los Diputados. 32-Puerta del Sol. 33-Monasterio Descalzas Reales. 34-Casa siete chimeneas/Monumento al Teniente Ruiz. 35-Museo Naval. 36-Antiguo Palacio del Buen Retiro. 37-Museo del Prado. 38-Jardines del Palacio del Buen Retiro/Parque. 39-Basilica San Francisco el Grande. 40-Casa de Campo. 41-Plaza de toros de las Ventas. 42-Biblioteca Nacional/Museo arqueologico. 43-Atentado Carrero Blanco. 44-Puente de Segovia/Calle Segovia.

Aquí mis pequeños o grandes lugares favoritos de Madrid:

-Museo del Prado: Magnífica colección de obras de arte, con mis favoritos: El Bosco, El Greco, Tiziano, Velázquez, Goya, Rosales y Madrazo. Se puede realizar un recorrido desde los inicios de la pintura (con el gótico y los pintores flamencos, gracias a la colección de Isabel la Católica) hasta la época actual. Las obras de construcción se desarrollaron durante los reinados de Carlos III y Carlos IV, quedando el edificio prácticamente finalizado a principios del siglo XIX. Pero la llegada de las tropas francesas a España y la Guerra de la Independencia, dejaron su huella en él. Se destinó a fines militares (cuartel de caballería) y cayó prácticamente en un estado de ruina. Curiosamente, Fernando VII (el peor rey de la Historia) lo reparó y fue abierto al público, conteniendo la colección de pinturas de la corona española, germen de esta gran pinacoteca.

-Palacio Real: La capital de Spain surge en la época del Emirato omeya de Al-Ándalus, a finales del siglo IX, cuando el emir cordobés Muhammad I (852-886) levantó una fortaleza en un promontorio junto al río Manzanares, en el lugar donde se alzan hoy la Catedral de la Almudena y el arranque de la calle Mayor. La función de esta fortaleza sería la vigilancia de los pasos de la sierra de Guadarrama para proteger Toledo, la antigua capital visigoda. El Alcázar musulmán, que ocupaba la zona donde hoy en día se levanta el Palacio Real, fue reformado por los reyes cristianos. Hasta el siglo XVII la fachada oeste (la del río Manzanares) todavía conservaba torreones semicirculares del antiguo castillo (se puede ver en la ilustración de abajo). La dinastía de los Trastámara convirtió el edificio en su residencia temporal, de modo que, a finales del siglo XV, el Alcázar de Madrid era ya una de las principales fortalezas de Castilla y la villa madrileña sede habitual en la convocatoria de las Cortes del Reino. Carlos I transforma el Alcázar Real para convertirlo en sede permanente de la monarquía de los Austrias, llegando a su esplendor con esta dinastía. Felipe II construyó las Caballerizas Reales (con la Armería Real en su planta superior) en el lugar donde hoy se halla la Catedral de la Almudena. Un pasillo elevado conectaba el Alcázar con la Casa del Tesoro y el cercano Monasterio Real de La Encarnación (fundado en el XVII por Margarita de Austria, esposa de Felipe III), para permitir acudir a misa a los reyes.

Felipe IV dotó al edificio de su traza más armoniosa, a pesar de su desapego por el mismo. El monarca rehusó habitar en el Alcázar y mandó construir una segunda morada, el Palacio del Buen Retiro, igualmente desaparecido.

madrid699

Fue levantado extramuros, al este de la ciudad, en los terrenos que hoy ocupa el Parque de El Retiro (que eran sus jardines privados) y la zona del Museo del Prado. Lo mandó levantar Felipe IV para usarlo como lugar de descanso y retiro, de ahí su nombre. El palacio sirvió como residencia de recreo de Felipe IV y Carlos II. Los dos primeros Borbones, Felipe V y Fernando VI, lo usaron como residencia oficial. Bajo los reinados de Carlos III y Carlos IV fue perdiendo importancia. Fue seriamente dañado durante la Guerra de la Independencia y la mayor parte del complejo palaciego fue demolido en tiempos de Fernando VII. El resto (a excepción del Casón del Buen Retiro/salón de baile y sala del Prado y del Salón de Reinos/antiguo Museo del Ejército) fue derribado en 1868 por orden del Gobierno provisional. Paradójicamente los vestigios más conocidos del Real Sitio son sus antiguos jardines, que, muy transformados, hoy conforman el Parque del Retiro. En la Nochebuena de 1734, con la Corte desplazada al Palacio de El Pardo, se declaró un pavoroso incendio en el Real Alcázar de Madrid. El fuego, que pudo tener su origen en el aposento del pintor de la Corte Jean Ranc, se propagó rápidamente, sin que pudiera ser controlado en ningún momento. Se hizo un ímprobo esfuerzo para recuperar los objetos religiosos que se custodiaban en la Capilla Real, además de dinero en efectivo y las joyas de la Familia Real, como la Perla Peregrina y el diamante del Estanque. La recuperación de los numerosos cuadros del Alcázar (la magnífica colección real española, con las pinturas acumuladas desde la época de los Reyes Católicos) se dejó en un segundo plano, ante las dificultades que implicaba por su tamaño y ubicación a varias alturas y en múltiples salas. Incluso, algunos de los cuadros estaban encastrados en las paredes. De ahí que se perdieran un buen número de las pinturas que se guardaban en el edificio (unas 500 obras de 2.000), como “La expulsión de los moriscos de Velázquez”. Otras (como Las Meninas) se salvaron desclavándolas de los marcos y arrojándolas por las ventanas. No obstante, una parte de las colecciones pictóricas había sido trasladada previamente al Palacio del Buen Retiro. Los restos de aquella colección se pueden ver en el Museo del Prado, lo que nos puede dar una idea del tamaño de la colección original desaparecida. Por desgracia la Guerra de la Independencia permitió a Napoleón y sus soldados (y también los británicos en menor medida), saquear este tesoro, razón por la cual podemos contemplar arte español en el Louvre.

En 1738, sobre los escombros del Alcázar Real, Felipe V ordenó la construcción del actual Palacio Real de Madrid, cuyas obras se extendieron a lo largo de tres decenios. El nuevo edificio fue habitado por primera vez por Carlos III en el año 1764. El nuevo palacio, con una extensión de 135.000 m² y 3.418 habitaciones (en superficie, casi el doble que el Palacio de Buckingham o el Palacio de Versalles), es el palacio real más grande de Europa Occidental. El último monarca que vivió en palacio fue Alfonso XIII, aunque Manuel Azaña, presidente de la Segunda República, también habitó en el mismo, siendo por tanto el último jefe de Estado que lo hizo. Actualmente se pueden visitar algunas de las salas principales (escaleras principales, Salón del Trono, de recepciones y habitaciones privadas de Carlos III, comedor (construdio sobre las tres habitaciones de la reina María Amalia)). La corona Real, el collar del Toison de Oro y el bastón de Capitán General de los ejercitos tambien son visibles en una sala. En la Plaza se encuentra la Armeria Real, con una impresionante colección de armaduras, espadas y armas de fuego antiguas, procedentes de las colecciones reales acumuladas desde los Austrias (empezando por Felipe I, el Hermoso) hasta los Borbones.

IMG_8727

Al otro lado del Manzanares se levanta otra antigua posesión Real, la Casa de Campo, terreno de caza para los reyes desde la epoca de Felipe II. En sus terrenos, justo frente al Palacio Real, se encuentra el antiguo Palacio de los Vargas (familia de consejeros principales de los Reyes austrias), comprado por Felipe II como pabellón de caza y reformado con los años. Llego a ser la residencia principal del Rey Jose I Bonaparte, al estimarse más seguro que el Palacio Real, en caso de revuelta. La Casa de Campo paso a propiedad estatal en 1931, siendo un parque público actualmente.

-Museo Naval: Pequeño y coqueto museo especializado en el tema naval, con 22 salas repletas de maquetas de barcos y galeones, cuadros, mapas y todo lo relacionado con la Historia de la Armada española. Podemos ver las maquetas usadas en los canales de pruebas hidrodinámicos de la época, banderas de Lepanto, el camarote de un capitán de un buque de línea del siglo XVIII, el mapa de Juan de la Cosa (carta de 1500 donde se refleja América por primera vez), recuerdos de Trafalgar y de Blas de Lezo y su heroica victoria sobre los british en Cartagena de Indias, incluyendo las monedas acuñadas por sus enemigos para conmemorar una victoria que nunca tuvo lugar).

DSCN0221
Monumento a Blas de Lezo

-Museo Arqueológico Nacional: Durante años estuvo cerrado, ahora es un museo moderno con los típicos audiovisuales (en este caso muy interesantes, excepto el de la entrada, que mete unas patadas a la Historia de órdago…¡quien sería ese asesor que lo coordino!). Las salas están un poco desordenadas pero las piezas expuestas son interesantísimas. Recomiendo ver la Dama de Baza (IV a.c.), la Dama de Elche (V al IV a.c.), el tesoro de Guarrazar, la escultura y mosaicos romanos, las piezas árabes, los retablos góticos (totalmente diferentes del recargado barroco), la estatua orante de Pedro I el Cruel/el Justo (que presidia su tumba en el Convento de Santo Domingo el Real, demolido en 1869, que ocupaba la actual Plaza de Santo Domingo. Los restos del rey desacnsan en la Catedral de Sevilla desde 1877) y la colección egipcia, con momias y la reconstrucción de una tumba egipcia.

A la izq. un halcón egipcio…o quizas el famoso “Halcón Maltes”..quien sabe. Dcha. recreación de una tumba egipcia con su ajuar, sarcofago, paredes decoradas, techo estrellado y la falsa puerta, que comunicaba el mundo de los muertos con el de los vivos, dentro del hipogeo, a traves de dos ojos esculpidos en ella.

-Real Monasterio de las Descalzas Reales: Monasterio de monjas de clausura, clarisas coletinas, fundado en 1559 por Juana de Austria, viuda del príncipe Juan Manuel de Portugal, hermana del Rey Felipe II y madre del futuro rey portugués don Sebastián. Es visitable (recomendable reservar) y contiene una gran colección de obras de arte, que eran donadas por las mujeres de la Casa Real y la nobleza, que solían acudir allí. Las capillas del claustro son visitables y todo el recinto está muy cuidado. No perderse la escalera principal renacentista con todas sus paredes policromadas con frescos. Aquí está enterrada María de Austria, viuda del emperador Maximiliano II.

-Real Monasterio de La Encarnación: Convento de monjas agustinas recoletas. La institución, a la que pertenecieron las damas de la alta nobleza, fue fundada por la reina Margarita de Austria, esposa de Felipe III, a comienzos del siglo XVII. Debido a las colecciones artísticas que alberga es, junto con las Descalzas Reales, uno de los templos más destacados de la ciudad. No perderse la colección de reliquias de santos (más de 700, la mayoría falsas, ya que era un mercado muy pujante en la época), los cuadros del claustro de Carducho con la vida de Jesucristo y la iglesia con pinturas de Gregorio Fernández. Este convento estaba comunicado mediante una pasarela cubierta con el Alcázar Real (a través de la Casa del Tesoro, de la Plaza de Oriente) para que los Reyes pasaran a oír misa sin pisar la calle. Por desgracia esta construcción desapareció. En este monasterio se guarda la famosa ampolla con la sangre coagulada de San Pantaleón, que se vuelve liquida (licuación) todos los 27 de julio. el truco que usan (en teoria es un milagro) lo desconozco.

1481644584_625225_1481647695_noticia_normal
Sala donde se guardan más de 700 reliquias. En el Escorial, Felipe II guardaba unas 2.000, siendo el mayor coleccionista de ellas.

-Basílica de Atocha: Está situada sobre el antiguo convento de la Orden de Predicadores de Nuestra Señora de Atocha, que albergaba a su vez la primitiva ermita-santuario que daba culto a la Virgen de Atocha. En la actualidad, además de basílica, es parroquia con el título de Nuestra Señora de Atocha desde 1965 y convento de los Dominicos. La Virgen de Atocha es considerada tradicionalmente la patrona de la realeza española, por lo que durante su historia ha estado muy unida a los acontecimientos de la monarquía y las reinas de España suelen ofrecer el ramo de su boda a esta Virgen.

-Real basílica de San Francisco el Grande: Antiguo convento de 1561, transformado en gran basílica en 1784. Fue panteón de hombres ilustres y lugar donde José I Bonaparte quiso construir, aprovechando la gran cúpula (la cuarta más grande del mundo) el congreso de los diputados.

-Los leones del Congreso: En el espacio que ocupa el Palacio de las Cortes se situaba antaño el convento del Espíritu Santo, de la Orden de Clérigos Menores, el cual sufrió un grave incendio en 1823. Con la llegada en 1834 del régimen liberal, el gobierno moderado de Francisco Martínez de la Rosa decidió que sus reuniones se celebrasen provisionalmente en la iglesia del convento. Al asumir el Partido Progresista el poder, se tomó la decisión de construir un nuevo edificio en sustitución del edificio religioso enfrente de la plaza de las Cortes. El proyecto fue elaborado y ejecutado por el arquitecto Narciso Pascual Colomer, siendo inaugurado el 31 de octubre de 1850 por la reina Isabel II. Durante los siete años que duraron las obras los diputados se vieron obligados a reunirse en el Salón de baile del Teatro Real de Madrid. Los dos leones de las escaleras fueron realizados con el bronce de los cañones capturados a los moros en la Batalla de Wad Ras (1860), fueron fundidos en la Fábrica de Artillería de Sevilla y colocados en 1872. Mirándolos de frente, el de la derecha se llama Daoiz y el de la izquierda Velarde, en homenaje a los héroes del 2 de mayo. Hubo otras dos parejas anteriores en este mismo lugar: En 1851 eran de yeso pintado imitando bronce y fueron retirados por su deterioro; la segunda pareja era de piedra, pero resultaron pequeños, estando actualmente en el Parque de Monforte, en Valencia.

Izq. Convento del Espiritu Santo, donde despues se levantó el Congreso.

-El Ministerio del Tiempo: en la Calle Duque de Alba 2 se sitúa el Palacio de la Duquesa de Sueca, sede del famoso Ministerio del tiempo. El día que pase por allí sus puertas estaban abiertas y los funcionarios de seguridad lo controlaban disfrazados de obreros. Durante el siglo XVIII sus grandes dimensiones se antojaban idóneas para usos sociales, razón por la que se destinó a escuela para los hijos de los criados de Carlos III. En 1791 una reforma realizada por el arquitecto Antonio de Abajo transformó el inmueble en una espaciosa residencia nobiliaria. Así, a comienzos del siglo XIX pasó a habitarla la Duquesa de Sueca, mujer de Manuel Godoy, primer ministro y favorito de Carlos IV. Con la llegada de los liberales se convirtió en la sede del Colegio de Humanidades de Francisco Serra (1837) y en el último tercio del siglo XIX fue destinada a albergar un cuartel de la Guardia Civil.

DSCN0309

-Residencia de estudiantes: Aquí residieron Lorca, Dalí y Buñuel…todos ellos niños bien de entreguerras (eran los que se podían permitir estos hobbies, igual que pasa actualmente), pero unos genios en lo suyo.

2012-12-10 12.14.16

-Atentado Carrero Blanco: En el cruce de las Calles Coello y Maldonado voló por los aires el Almirante que era jefe del Estado en 1973.

1355502412542

-Antigua Mezquita Mayor de Madrid: Lugar donde se situaba la antigua Mezquita Mayor árabe de Madrid. Sobre ella se levantó la Iglesia de Santa María de la Almudena (derribada a partir de 1868) que no llego a ser transformada en catedral, a pesar de los intentos de Felipe II. Se situaba en la esquina de las Calles Mayor con Bailen, cerca del Palacio Real. En 1578, en el pequeño Callejón de la Almudena (pegado a la iglesia y que todavía existe hoy) fue asesinado Juan de Escobedo, por órdenes de Antonio Pérez (secretario de Felipe II) en un sórdido episodio de intrigas palaciegas en la Corte de los Austrias. Unos metros adelante se encuentra el edifico desde donde atentaron contra el Rey Alfonso XIII el día de su boda, cuando su carroza regresaba al Palacio Real desde la Iglesia de los Jeronimos (pegada al Museo del Prado). Desde la tercera planta del actual número 84 Mateo Morral lanzó una bomba (oculat en un ramo de flores)sobre el Rey, matando a 25 personas y dejando heridas a otras 100. El rey y la reina salieron ilesos.

DSCN0290
Callejón de la Almudena
DSCN0291
Edificio frente al Placio de los Consejos, desde donde se perpetró el atentado.

-Plaza de la Villa: Antigua plaza Mayor del Madrid medieval y de los Austrias. La Torre de los Lujanes, a un costado, es el lugar del encierro del Rey Francés Francisco I, capturado por Carlos I en la Batalla de Pavía (bueno fue capturado por un grupo de soldados de los Tercios). Aquí estuvo un año encerrado, hasta ser trasladado al Alcázar Real (que estaba en obras). En la plaza se levanta el antiguo ayuntamiento (de 1640) y el Palacio de los Cisneros (construido por un sobrino del famoso Cardenal de la época de Isabel la Católica).

DSCN0240

-Plaza Mayor: Centro histórico de la ciudad. Hasta Felipe II era una gran explanada extramuros donde se celebraban mercados. Felipe III terminó la plaza como hoy la vemos (en 1619) pasando a ser el centro neuralgico de Madrid, en detrimento de la Plaza de la Villa. En origen sus edificios estaban destinados al comercio, panaderias, carnicerias etc. De ahí el nombre d elas calles adyacentes, donde se concentraban las profesiones relacionadas con este gran mercado. La estatua central, del Rey Felipe III, fue colocada aqui en 1848 por Isabel II. Anteriormente, desde 1616, adornaba el Palacio de los Vargas, en la Casa de Campo. Hasta su colocación, en la Plaza,  se celebraban corridas de toros, juegos de cañas (un juego tipical spanish hoy desaparecido) y autos de fe de la Inquisición (en el angulo del Arco de Cuchilleros). Las corridas de toros se celebraban antes en la Plaza de la Cebada. Los morlacos eran lidiados a caballo y rejoneados por caballeros de clase alta. Es a partir del siglo XVIII cuando surge el toreo a pie por parte de mozos proletarios, como forma de ganarse la vida.

Izq. Cuadro del Prado donde se ve la estatua de Felipe III en su lugar original. Dcha. La misma en su ubicación actual. Durante la II Republica fue volada y despues restaurada.

-Puerta del Sol: Aquí podemos ver, el antiguo edifico de Correos (hoy sede del gobierno de la comunidad autonoma) y frente a él, la placa que marca el origén de todas las carreteras radiales del pais, el kilometro cero español.

DSCN0234

-Iglesia de San Pedro el Viejo: Es de las más antiguas de Madrid, cerca de la calle Segovia, en el antiguo Madrid musulmán y medieval. Su torre es mudéjar del siglo XIV, construida sobre el minarete de la mezquita árabe que se encuentra debajo.

DSCN0293

-Plaza de Cascorro: Pequeña plaza, construida sobre una zona abierta dedicada, en sus tiempos, al sacrificio de reses para carne. La mayoría de plazas de Madrid vienen de los tiempos del Rey Jose I (apodado Pepe Botella o Pepe plazuelas), cuando le dió por dejar espacios abiertos en la ciudad, derribando alguno de los conventos que llenaban Madrid. La ciudad gano mucho, pero se perdieron monumentos históricos. En esta de Cascorro podemos ver el monumento a Eloy Gonzalo, heroe de la Guerra de Cuba, donde murió en 1897. Aquí la historia de un soldado raso condecorado con la maxima distinción, algo poco común en España. Comparte merito con el Cabo Noval, muerto en Marruecos en 1909 (aqui su historia), del que tenemos otra estatua en la Plaza de Oriente, en un lateral. Otro soldado raso que dejo su vida por sus compañeros. Descansen en paz todos ellos.

-Calle de San Bernardo: Una calle poco conocida, pero que fue el eje de expansión del Madrid de los Borbones. Está repleta de antiguos palacios: El palacio Bauer (unos banqueros judios), Palacio de la Marquesa de Sonora (actual Ministerio de Justicia), Iglesia de Montserrat (con una virgen moreneta), el Instituto España y la Glorieta de Ruiz Jiménez, (ya extramuros) donde la inquisición quemaba a sus clientes. Durante la epoca de los Austrias, en la cercana Glorieta de Bilbao, se encontraban los pozos de nieve (para mantener fría la nieve llegada desde Guadarrama). Durante el Siglo de Oro Madrid era una ciudad muy sucia, ya que el alcantarillado no existió hasta el siglo XIX. El empedrado era a base de pequeñas piedras o cantos rodados, colocadas verticalmente (en algunos pueblos todavía puede verse) para facilitar el transito de las caballerías. Los canalones de los tejados no disponían de bajantes, por lo que el agua caía a modo de ducha desde arriba. Las aguas fecales eran arrojadas por las ventanas, depositandose en la calle junto con los restos de basura, que eran arrastrados por una especie de bulldozer (un tablón de madera) tirado por caballos (el servicio de limpieza de la época). El agua corriente no existía, debiendo acercarse a una fuente o servirse de los aguadores (cual butaneros a domicilio), que llevaban tinajas de agua a las casas (previo pago), siendo en su mayoría gallegos y asturianos. De todas maneras Madrid era igual de sucia, o limpia, que el resto de ciudades de su época.

-Museo del Romanticismo: En San Mateo 13. Construido en el solar ocupado por un antiguo convento (Madrid estaba repleto de ellos, aunque la mayoría fueron derribados) en 1776 por el Marqués de Matallana. El museo nos permite un paseo por un palacete del siglo XIX, la época romántica española por excelencia. Su cafetería también merece una parada.

-Museo Cerralbo: Totalmente recomendable, cerca del Templo de Debod. Alberga una antigua colección privada de obras de arte, objetos arqueológicos y demás antigüedades reunida por Enrique de Aguilera y Gamboa XVII marqués de Cerralbo. Ejerció de político y apoyó al Carlismo golpista del XIX. Después se dedicó a la arqueología. El marqués falleció en 1922 y en su testamento legó la gran mayoría de sus piezas de arqueología al Museo Arqueológico Nacional y el resto de su colección, con el palacio que la alberga (de 1893) al estado, al no tener hijos naturales. El palacio es un precioso lugar amueblado como en la época de su morador (impresionante).

-San Antonio de La Florida: Dos ermitas gemelas, sobre otras dos más antiguas, en una zona donde se celebraba una famosa romería (la de San Antón), comparable a la de San Isidro. Goya pintó los frescos de una de ellas y allí se encuentra su tumba. Para no estropear las pinturas, se construyó (en 1925) otra ermita gemela, que se dedica al culto, quedando la original (de 1798) como museo.

-Templo de Debod: La oportunidad de poder visitar un templo egipcio en plena España, sin acercarse a Egipto. Al ser trasladado a España, se situó de manera que conservase aproximadamente la misma orientación que en su lugar de origen, de este a oeste. El Templo de Debod fue un regalo de Egipto a España en 1968 en compensación por la ayuda española para salvar los templos de Nubia, principalmente el de Abu Simbel, en peligro de desaparición debido a la construcción de la presa de Asuán. Egipto donó cuatro de los templos salvados a distintas naciones colaboradoras: Dendur a los Estados Unidos (se encuentra actualmente en el Metropolitan Museum de Nueva York), Ellesiya a Italia (Museo Egipcio de Turín), Taffa a los Países Bajos (Rijksmuseum van Oudheden de Leiden) y Debod a España. Tiene una antigüedad de unos 2200 años. Su núcleo más antiguo fue quizás erigido bajo el faraón Ptolomeo IV Filópator, y decorado posteriormente por el rey nubio Adikhalamani de Meroe hacia el 200-180 a.c., siendo dedicado a Amón de Debod e Isis. Posee importantes añadidos de época ptolemaica y romano-imperial (del siglo I a. C. al II d. C.).

DSCN0379

-Calle de la Sierpe: En pleno corazón del Madrid de los Austrias. Fue conocida por ser el lugar más barato para vivir en la capital en el siglo de Oro. Parece ser que en esta calle existía la leyenda que las enfermedades se cebaban con los recién nacidos y no era lugar muy apreciado para vivir. Por lo tanto los alquileres eran baratos.

-Casa de Velázquez: Aquí residió el famoso Pintor, hasta su muerte y pintó sus famosas Meninas. Su casa se situaba cerca del Alcázar Real, en la actual Plaza de Oriente 3.

-Cervantes en Madrid: Sobre Cervantes podemos ver el famoso monumento existente en la Plaza de España (con su famoso rascacielos de 1953), con D. Quijote y Sancho Panza. En la Calle Cervantes se encuentra la casa donde vivió (aunque la casa original tenía su entrada por la Calle del León) y en la Calle Lope de Vega el edificio del Covento de las Trinitarias Descalzas, donde fue enterrado.

2

-Casa de Lope de Vega: En la Calle Cervantes (curioso dada la rivalidad entre los dos escritores, uno triunfó en vida y otro póstumamente) se encuentra la Casa-Museo de Lope.

-Casa de Quevedo: En la Calle Lope de Vega, frente al convento donde yace Cervantes, se encuentra la casa donde residió Quevedo, otro gran autor del Siglo de Oro. Curiosamente en esa misma calle tambien vivió Gongora, su enemigo acerrimo. En estas dos manzanas se juntaron la creme de la creme del Siglo de Oro español.

-Casa de Goya: El famoso pintor vivió en diferentes domicilios de la ciudad.Durante la Guerra de la Independencia habitó la casa de la calle de Valverde esquina a Desengaño. Anteriormente, recién casado, se instaló por poco tiempo en el domicilio de sus cuñados los Bayéu, en el 7 de la calle del Reloj; en 1776 vive en el 1 de la calle del Espejo; por 1778, en la Carrera de San Jerónimo, y en 1779 se establece, por espacio de más de 20 años, en el 1 de la calle del Desengaño, allí le nace el único hijo que le sobrevivió, falleció su esposa y en la tienda de licores del piso bajo puso a la venta su serie de Los caprichos. En 1819 compró una quinta en el cerro Bermejo, del término de Carabanchel, “al otro lado del puente de Segovia, camino de la ermita de San Isidro.

-Plazuela de San Javier: Dícese que es la más pequeña de Madrid, situada en la Calle Conde, por detrás de la Plaza de la Villa.

DSCN0292

-El Madrid de 1808, durante la sublevación del 2 de Mayo: El levantamiento popular del 2 de Mayo duro unas horas, hasta las 15.00h., aunque las escaramuzas continuaron mientras las tropas francesas limpiaban la ciudad hasta el anochecer. Las bajas totales de la jornada se estiman en 409 muertos (39 de ellos militares) y 170 heridos, (28 eran militares) por parte española y unos 100 muertos franceses con otros tantos heridos. En el Salón del Prado fueron fusiladas 32 personas el mismo día 2 de mayo y otras 11 personas fueron ejecutadas en otros puntos de la ciudad (Cibeles, Recoletos, Puerta de Alcalá y Buen Suceso). Al día siguiente los franceses fusilaron a 24 personas en la montaña del Príncipe Pío, inmortalizados por Goya (donde hoy se encuentra el teleférico de la Casa de Campo) y otros 12 en el Buen Retiro. El comienzo de la Guerra de la Independencia llevo a todo el país a implicarse en la defensa de un soberano despótico, desagradecido e inútil como era Fernando VII, seguramente el peor rey de la historia de Spain. Como olvidar el grito de ovación que el pueblo llano daba en esa época: “Vivan las cadenas”…Pero la vida es así y los españoles casi siempre hemos tenido los peores gobernantes para los peores momentos. De esa época podemos visitar: El Palacio Real, desde donde se llevaban al Infante Francisco de Paula a Francia y donde el pueblo de Madrid (principalmente personas de clase baja, la clase alta permaneció en sus casas toda esa jornada) se amotinó contra los franceses. Las primeras tropas galas llegan para reprimir el levantamiento desde el Palacio de Grimaldi (actual Senado), Cuartel General de Murat. Cerca de 40.000 soldados están acuartelados en Madrid, la mayoría (30.000) en las afueras (Leganés, El Pardo, Casa de Campo, Fuencarral, Chamartín y el Buen Retiro). Los combates más virulentos entre el populacho madrileño y la caballería e infantería napoleónicas se centran en la Puerta del Sol (donde se juntan casi 10.000 personas), Puerta de Toledo, Plaza de la Cebada, Puerta Cerrada y Plaza Mayor. El Hospital General (hoy centro de arte Reina Sofía), con cerca de 2.000 enfermos franceses, está a punto de ser asaltado para efectuar linchamientos, pero se salvan de milagro. En la Cárcel Real, situada en el actual Palacio de Santa Cruz (antiguos juzgados y cárceles), los presos se amotinan para solicitar salir a la calle a combatir a los gabachos y prometiendo regresar. 56 de ellos son autorizados, resultando 3 muertos, un herido, un prófugo y 51 que regresaron al anochecer (bueno, uno lo hizo a la mañana siguiente después de haber dormido en su casa). Toda esta lucha tuvo como protagonistas a los civiles armados con lo que tenían a mano, procedentes de las clases más bajas (manolos, prostitutas, comerciantes, mozos de almacén, criados, etc.) y con orígenes diversos: Los relatos están llenos de referencias a asturianos, murcianos, valencianos, andaluces, castellanos, vascos, gallegos y hasta catalanes.

Hoy en día podemos visitar el emplazamiento del antiguo Parque de Artillería de Monteleón, donde Daoiz y Velarde encabezaron el levantamiento contra los franceses. Allí hay una estatua conmemorativa. En la Calle Infantas, en la plaza frente a la famosa (y encantada) Casa de las siete chimeneas (donde vivía una de las amantes de Felipe II) se encuentra la estatua dedicada al Teniente Ruiz, casi totalmente invadida por la vegetación cual Vietnam. Para concer algo más sobre la Historia del Madrid militar nada mejor que este enlace: El Madrid militar.

Daóiz-y-Velarde-Dos-de-Mayo
Entrada al Parque de artillería de Monteleón

Monumento al Teniente Ruiz y Casa de las siete chimeneas

Cafés históricos de la Villa y Corte: Una serie de cafés clásicos, aunque alguno es moderno, nos trasladan a la época de los intelectuales  y escritores de salón de finales del XIX y principios del XX. La decoración y el ambiente es evocador en todos ellos. Los precios suelen ser altos, pero es lo que tiene visitar estos lugres destinados al turismo sobre todo. Tampoco hay que olvidar que todos sus antiguos clientes eran señoritos e hijos de papa, los actuales pijo-progres que tanto les gustaba y gusta, hacerse pasar por proletarios. Yo como soy de estos últimos, me duele el bolsillo, pero he visitado estos cafés, a costa de mi paupérrimo sueldo.

-Café Gijón, Paseo de Recoletos 21. Quizás el más famoso de Madrid.

-Café El Espejo, Paseo Recoletos 31. Decorado en Art Noveau. Precioso.

-Café Barbieri. c/Ave María 45. Decorado como hace 100 años, aunque es moderno.

-Café Comercial. Glorieta de Bilbao 7. El más antiguo de estos cafeses.

-Café Oriente. Plaza Oriente. Decoración barroca y del romanticismo.

 

Donde tapear: En Madrid hay algunos sitios donde podemos pedir una consumición y nos sirven una tapa gratuita. Con ello a veces, podemos salvar una comida o cena. Aquí algunos de los que recomiendan y otros en los que yo he estado:

Empezare por Casa Lucio, una experiencia que hay que probar una vez en la vida. En este local, antigua Posada Segoviana, se sirven los famosos huevos estrellados de Lucio. La calidad de los productos es buena y los precios son altos, pero sin pasarse. Un plato de huevos estrellados sale por 12 e, más 3 euros de un exquisito pan y 3,5 de una botella de agua tenemos 19 e para una comida o cena para el recuerdo. El dueño, Lucio (el fundador), es un señor ya mayor, que se pasa por las mesas conversando con la gente de manera muy amable. Conmigo fue muy educado sin conocerme de nada…chapo por usted D. Lucio. El servicio del local es esmerado y siempre está lleno (reservad antes), además seguro que veréis a algún famoso por allí…era uno de los locales favoritos del Rey Emérito.

De precios similares también tenemos el Restaurante Botín, el más antiguo del mundo (fundado en 1725), en la Calle Cuchilleros 17. Lo tengo pendiente para un próximo viaje a la capital.

Y estos locales son los de tapeo con tapa gratuita:

-Sidreria Tigre. C/ Infantas 30 y 23.

-El Respiro. C/ Infantas 34.

-Parrondo. C/Trujillo 4. (sidreria asturiana)

-Los Amigos. C/ Ezequiel Solana 114

-Los enemigos. C/Ezquiel Solana 116.

-Rincón Abulense. C/Caballero de Gracia 18.

-Malaespina. C/Cadiz 9.

-Felicidad. Av. Reina Victoria, 19.

-Rey de Tapas. C/Ramón Gomez de la Serna 67.

-Padrun. C/San Bernardo 56.

-Cabañas. C/Aguas 9.

-Bar Sierra. C/ Galileo 41.

-Mareas Vivas. C/Veneras 3.

-Quevedo. C/Quevedo 7.

-Pequeña Granada. C/Embajadores 124.

-Esquina Eusebio. C/Caramel 16.

Anuncios

3 comentarios en “Turisteando por Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s