Un baño en una terma romana

Después de acudir a un autentico circuito romano termal en el Balneario Real de Las Caldas de Oviedo y de explorar entre mis numerosos libros la forma correcta de tomar dichos baños, me decidí a dejar mi experiencia y la historia de esta forma de higiene para las generaciones futuras.

image

……Termas de Diocleciano, Roma, capacidad 6.000 personas….


HISTORIA:Las primeras evidencias del uso del agua como medio de salud y de aprovechamiento mineromedicinal aparecen en la ciudad india de Mojenjo-Daro y en la griega de Epidauros entre los años 1700 a 1400 a.c. En Egipto también aparecen restos de instalaciones termales sobre el año 1300 a.c.

El avance en la medicina griega y sus experimentos sobre cualquier tipo de mejora en el ser humano les llevo a practicar los baños termales como terapia para las lesiones y los dolores. En un principio se usaban piscinas con agua fría y hacia el siglo V a.c. se comienzan a construir pequeños recintos con piscinas frías, templadas y baños de vapor.

Los romanos, como buenos conquistadores, adoptan el sistema termal griego. Una de las características de la civilización romana es que copiaban, adaptaban y mejoraban todo lo que encontraban de interés en los pueblos conquistados y no se les caían los anillos ni las fibulas en reconocerlo.

En la antigua Roma los baños eran un ritual social, de salud y de recreo, acompañado de masajes y ejercicios saludables (el spa de nuestros días). Por cierto para el que no lo sepa, SPA viene del latín y significa Salus Per Aquam.

La primera terma romana que se conserva es la de  Stabiano, en Pompeya, del siglo II a.c. En el año 25 a.c., Agripa, general, político y coleguilla de Cesar Augusto, crea las primeras termas de carácter publico en Roma. Estas instalaciones estaban abiertas a los ciudadanos romanos (no a los esclavos) y estaban separados mujeres y hombres.  En algunas existían instalaciones diferenciadas por sexos y en otras se alternaban los horarios. Las clases elevadas disponían de termas privadas en sus villas o mansiones. Se cuenta que algún emperador (y no era Cómodo) se bañaba 7 u 8 veces al día en sus termas privadas.

image

… Reconstrucción de las termas romanas de Bath, en Inglaterra. En la imagen la piscina exterior (natatio).

Los emperadores romanos posteriores a Tiberio (primer emperador y no Augusto, como piensa nuestra cultivada juventud de la ESO), construyeron termas publicas en Roma: Nerón en el año 65, Tito en el 81, Domiciano en el 95, Caracalla en el 217, Diocleciano en el 305 y Constantino en el 315. Estas enormes termas publicas engrandecían el nombre del emperador y le ayudaban a conseguir el favor del pueblo. La entrada no era gratuita, aunque el precio era asequible.

La caída del Imperio Romano trajo la desaparición de los baños termales. Se conservó la tradición en Bizancio y ésta pasó a los Turcos.  Los musulmanes copiaron el sistema romano, usando menos agua, ya que por sus tierras escaseaba y lo reintrodujerón en España, ya que nuestros amigos centro-europeos, los Visigodos, nos dejaron las termas hechas unos zorros. Durante la Edad Media desapareció esta sana costumbre, que soló se mantuvo en Escandinavia (ya que allí el cristianismo tardo más en aparecer) y volvió a resurgir en el siglo XIX entre las clases pudientes y de ahí hasta nuestros días.

COMO TOMAR UN BAÑO ROMANO:

Aquí esta el quid de la cuestión, poco resuelta entre el publico en general. Las termas romanas estaban formadas por un edificio que contenía los vestuarios,apodyterium; tiendas de comida rápida romana, tabernae (el Mc Donald´s de la época); la palestra, un espacio dedicado a los ejercicios físicos; el laconicum, baño de vapor seco o sauna seca, calentada a través de aire por sus paredes y suelo por el sistema de hypocaustum; tepidarium, habitación caliente donde se daban masajes y tratamientos, también disponía de piscina de agua templada; caldarium, piscina de agua caliente, era la sala mas adornada de las termas; frigidarium, piscina de agua fría donde se terminaba el recorrido y la natatio, una piscina exterior para nadar.

Una sala con calderas calentaba todo el conjunto y el agua era traída por las tuberías de suministro de la ciudad o por acueductos.

COMO TOMAR UN BAÑO ROMANO:

Se debe empezar por la palestra, realizando ejercicio físico para sudar. Como esa parte no esta de moda la cambiaremos por la sauna seca (la finlandesa nos sirve). Con el tiempo los romanos introdujeron en sus termas el laconium para los ciudadanos que no querían sudar haciendo deporte. Después de estar sudorosos pasamos al tepidarium y nos damos un baño templado que nos prepara para la inmersión en la piscina caliente o caldarium. De ahí nos dirigiremos al frigidarium, la piscina de agua fría para terminar el recorrido.

image

…Balneario de las Caldas, una de las salas romanas.

En los modernos centros termales no se suele explicar este recorrido , aunque muchos cuentan con todas las estancias adecuadas para ello.    Yo puedo recomendar a la gente que pase por Asturias el Balneario de las Caldas, Oviedo,  donde en un ambiente clásico del siglo XIX podemos tomar un baño romano adecuado en unas piscinas muy parecidas a las romanas. En esa época, no tan lejana, el gusto por lo romano irrumpió con fuerza y este balneario, fundado en 1860, es un buen ejemplo.

image

image

 ..Natatio moderna

Anuncios

Un comentario en “Un baño en una terma romana

Los comentarios están cerrados.