Turisteando por Cordoba

TURISTEANDO POR CORDOBA

  En esta ocasión, aprovechando agosto (mes poco turístico en Córdoba), me acerque por Andalucía. Esa capital del califato andalusí que tuvimos por España tiempo ha. Una ciudad monumental, patrimonio de la humanidad, muy calurosa….pero que muuucho y crisol de culturas donde encontrarnos con monumentos romanos, musulmanes, cristianos y judíos…más no se puede pedir.

image

El interior de la mezquita original en una maqueta de la Torre Calahorra, sin el añadido catedralicio.


 –¿Cómo ir?—

Yo viajo casi siempre en moto o en tren…Córdoba la recomiendo en tren, está llena de zonas peatonales y el coche no hace mucha falta. Llegar en AVE a la estación central es lo más rápido, ya que está situada en el límite del casco histórico. Desde allí unos pequeños paseos nos permiten recorrer toda la ciudad. Solamente es necesario coger el coche o un autobús para ir a Medina Azahara, a ocho Kilómetros de la ciudad y que es una visita totalmente imprescindible: Como ir a Medina Azahara.

–¿Qué ver en Córdoba?—

 Aquí está el meollo de la cuestión, hay tantas cosas que ver que parece que nos falta el tiempo. La mayoría de lugares interesantes están dentro del recinto amurallado de la antigua Corduba romana, de la que quedan pocos restos, dado que los musulmanes tenían cierta tendencia a actuar como promotores inmobiliarios modernos y les gustaba llegar y dejar los solares bien limpios. Los cristianos que llegaron más adelante tampoco eran mancos en ese aspecto, aunque hay que reconocer que el Rey Castellano Fernando III “El Santo”, que la conquisto en 1236 dio orden de respetar los edificios musulmanes (más o menos), incluida la mezquita. En la web de turismo de Córdoba se puede encontrar información practica para la visita a la ciudad. Vamos a empezar el recorrido con los romanos….

ROMA:

– Mausoleos Romanos:  Aquí están los restos de un par de mausoleos romanos del siglo I d.c. Se puede ver un tramo de la calzada romana que salía hacia Sevilla. A unos metros, en el Paseo de la Victoria sale el autobús hacia Medina Azahara. También tenemos el mercado de la Victoria, un edificio acristalado estilo parisino donde tapear algo en sus numerosos locales.

– Museo Arqueológico: Un museo modernizado en un palacio del siglo XVI, construido sobre las ruinas del antiguo teatro romano (del que se puede ver restos de los graderíos). Es un museo muy completo sobre las tres épocas más antiguas de Córdoba: Iberos, romanos y musulmanes.

– Puente romano: Construido en el siglo I a.c., conserva el tipismo romano con sus tajamares cortando la corriente del Guadalquivir. En el centro una bonita escultura del Arcángel San Rafael (la ciudad está llena de imágenes de este santo varón) y en un extremo tenemos la torre de la Calahorra (por sus vistas merece la pena pagar la entrada y subir a sus almenas). Recomendación: acercarse al puente a la hora de la puesta de sol, la visión es preciosa y gratuita.

image

– Templo romano, restos de la muralla con sus puertas y Circo: Cerca del ayuntamiento, en la colina origen de la ciudad romana se encuentran los restos de un templo romano con sus enormes columnas que formaban parte del Foro Provincial, especie de plaza mayor romana (Córdoba fue capital de la provincia romana de la Hispania Ulterior). Al este del ayuntamiento, donde se encuentra la Iglesia de San Pablo estaba la curva del circo romano (el de las carreras de cuadrigas y bigas) que se extendía unos 700 metros entre las calle San Pablo por el norte y la calle Pedro López por el sur (por encima de la Plaza de la Corredera).

image

Las murallas se extendían por el paralelogramo formado por las calles San Fernando (este), Ronda de los Tejares (norte), Paseo de la Victoria (oeste) y el río Guadalquivir (sur). La muralla fue aprovechada y mejorada por los musulmanes (que la extendieron hasta la Avenida de América, por el norte) y por los cristianos. La mayoría de las torres cuadradas, separadas unos 15 metros, son de origen romano.

image

– Foros romanos: La Corduba romana fue fundada por el General Claudio Marcelo en el año 169 a.c. donde terminaba el tramo navegable del Guadalquivir. Los foros eran la plaza mayor de las ciudades romanas, donde se concentraba el núcleo administrativo de la ciudad. Córdoba tuvo tres foros. El Foro provincial (donde hoy se encuentra el ayuntamiento y el templo romano) y el foro de la ciudad, un foro local que controlaba la vida ciudadana, situado primeramente debajo de lo que hoy es la Plaza de San Miguel y más tarde trasladado a lo que hoy es la Plaza de las Tendillas.

image

 Foro provincial.

image

Estatua dedicada al Gran Capitán (Gonzalo Fernandez de Córdoba para los de la ESO). El escultor usó de modelo para la cabeza el rostro del torero Lagartijo.

– Palacio de Maximiano Hercúleo: Hace unos años, al hacer las obras de la estación del AVE, se encontraron los restos de un enorme palacio romano construido para el Emperador Maximiano Hercúleo sobre el año 296 d.c. para alojarlo durante sus estancias en Córdoba, mientras pacificaba el norte de África. Por desgracia solo se ven algunos restos, ya que la modernidad ha aplastado y destrozado las enormes ruinas….esto es España.

MUSULMANES:

En el año 711 los musulmanes del Emirato de los Omeyas invadieron la España visigoda. Desde el año 756 al 929 Abderramán I estableció el emirato independiente. En el año 929 Abderramán III fundó un califato independiente de Damasco hasta el año 1031, lo que marcó el máximo esplendor de la cultura andalusí en Córdoba.

Después unas tribus más radicales (como siempre en la Historia) lo derrocaron, destrozaron Medina Azahara  y acabaron con esa cultura tan desarrollada.

– Baños del Alcázar Califal: Los musulmanes copiaron la cultura higiénica romana, aunque sin los grandes baños, solamente aprovechando las saunas y unas pequeñas bañeras. Cordoba tuvo más de 100 baños árabes, privados y públicos. Los que podemos visitar eran los baños del Alcázar Califal, situado donde hoy se encuentra el palacio episcopal (las torres son todavía visibles). Una visita muy instructiva y donde se puede admirar una maqueta del antiguo alcázar musulmán.

image

A 500 m a la derecha de esta puerta se encuentran los baños califales.

– Caballerizas Reales: En 1570, Felipe II dio rienda suelta a su afición por los caballos y a su proyecto de crear el pura raza español. Para ello mando construir las Caballerizas Reales de Córdoba en una parte del solar del Alcázar. En este atractivo edificio se crió el caballo español, también llamado andaluz, de ascendencia árabe. Fue cuartel militar, centro de remonta del Ejercito y Gobierno militar…un edificio completito.

– Mezquita –Catedral: He aquí el Rey de los monumentos cordobeses. Primeramente fue (casi con total seguridad) un templo romano. Los visigodos construyeron encima (como era su costumbre) un templo cristiano primigenio, la Basílica de San Vicente. Los musulmanes, para no ser menos, levantaron la Mezquita Alhama (en realidad son tres ampliaciones) con el patio de entrada y abluciones y su minarete (actual torre de la catedral recrecida por los cristianos). Y los católicos la transformaron en Catedral. Desde la conquista de Córdoba por Fernando III se respetó la arquitectura de la mezquita, aunque cambiándole el culto, sin embargo en el siglo XVI el Obispo Manrique, en contra de las órdenes de Carlos I (Carlos V para los de la ESO) se lanza a la construcción de una catedral barroca dentro de la mezquita, destrozando una tercera parte de ella. Carlos I se bajó los pantalones y dio por buena la desobediencia y ahí tenemos está catedral dentro de una mezquita a modo de matrioska rusa. Eso sí, la catedral es preciosa, aunque sea barroca. Pd. No hacer caso a los textos reflejados en muchos folletos turísticos que afirman que los musulmanes compraron el terreno a los visigodos y que los cristianos los adquirieron a los musulmanes…en esa época nadie adquiría nada, lo conquistaba y punto. Es esa moderna costumbre de ver y juzgar con ojos actuales la Historia pasada.

image

Torre desde el patio de los naranjos de la Mezquita-Catedral.

image

Interior donde se encuentra la parte trasera de la catedral, con las dos capillas y a la derecha el lugar donde se encontraba la Basílica visigoda.

image

Cúpula renacentista de la Catedral.

image

– Medina Azahara: imprescindible ir a visitar esta ciudad real, residencia privada del Califa de Córdoba. Medina Azahara (la ciudad brillante), fue mandada edificar por Abderramán III  a unos 8 km., en las afueras de Córdoba en dirección oeste, en las estribaciones de Sierra Morena. Parece ser que este califa necesitaba alejarse del proletariado urbano de Córdoba, como han hecho a lo largo de la Historia todos los gobernantes amantes de su pueblo….En aquella época ningún palacio cristiano llegaba a este nivel (los reyes cristianos vivían en pequeños alcázares, estilo el de Segovia). Algunos historiadores le llaman el Versalles de la edad media. Siguiendo la disposición en terrazas encontramos que la primera corresponde a la zona residencial del califa, seguido por la zona oficial (Casa de los Visires, cuerpo de guardia, Salón Rico, dependencias administrativas, jardines…) para finalmente albergar a la ciudad propiamente dicha (viviendas, artesanos…) y la Mezquita Aljama, separadas de las dos terrazas anteriores por otra muralla específica para aislar el conjunto palatino. No perderse la casa del visir, el edificio administrativo desde donde se controlaba la España califal  y el patio de armas con la impresionante entrada cubierta (hoy en día ya no) a las dependencias califales. Por cierto hay un grupo de rock andaluz que se llama igual que esta ciudad, para mí que fueron la orquesta de cámara del califa…..

image

Vista desde la entrada superior, la de servicio y guardia, del recinto del Visir.

image

Columnata monumental (falta buena parte de la construcción original) del patio de armas principal. Por detrás estaba la entrada oficial a la ciudad.

image

Restos de la Mezquita principal de Medina, a la que acudia el Califa.

– Palacio Episcopal: Antiguo Alcázar musulmán de Córdoba. Era el palacio donde vivían los emires y califas. Donde hoy se encuentra el Alcázar de los Reyes Cristianos estaban situadas dos mezquitas, pertenecientes al palacio. Los baños califales y las caballerizas de Felipe II también eran parte del recinto amurallado (para separarlo de la plebe, que siempre ha sido muy incordiante).

image

En la fachada se observan las cinco torres de la muralla del antiguo alcázar musulmán.

– Molino y noria de Alboláfia: Uno de los numerosos molinos que aprovechaban el agua del Guadalquivir. En este caso la antigua noria llevaba el agua a los jardines del Alcázar Real para el regadío. Se dice que Isabel la Católica (la de los hombres de Paco para los de la ESO) mandó desmontar la noria porque le molestaba el ruido que hacía cunado ella estaba alojada en el Alcázar….¡ Anda que vaya elementa debía ser la Isa!

image

JUDIOS: Hasta su expulsión en 1492 los judíos cordobeses vivieron en un barrio llamado  la judería (similar a otros muchos de otras ciudades, como Toledo o Segovia). Está situado entre la Mezquita y el Alcázar de los Reyes Cristianos. Sus estrechas calles y abigarradas construcciones (engañosas ya que todas tienen  patios interiores) estaban delimitadas por una muralla interna, que se cerraba por las noches. Es una de las zonas más visitadas por los turistas ya que, además de la Mezquita, en ella se pueden ver monumentos como la Sinagoga, el Zoco Municipal o el Museo Taurino.

image

 Uno de los callejones de la judería.

– Sinagoga: Única en Andalucía y tercera de las mejor conservadas de época medieval de toda España. Fue construida entre los años 1314 y 1315 según las inscripciones halladas en el edificio y sirvió de templo hasta la definitiva expulsión judía. Si no has visitado ninguna, merece la pena.

CRISTIANOS: Y llegaron los católicos a Córdoba. En 1236 Fernando III El Santo toma la ciudad. Dicho monarca ordena la edificación de las denominadas iglesias fernandinas. Alfonso X establece el convento de Santa Clara y durante el reinado de Alfonso XI se edifica la Sinagoga. Así mismo, y para conmemorar la victoria de la batalla del Salado (1340) sobre los benimerines (unos simpáticos  y barbaros moros que derrocaron a los más cultos que vivían antes por estos andurriales…la Historia se repite siempre), se edifica la Real Colegiata de San Hipólito, donde se encuentra enterrado este rey y su padre. También durante su reinado se empieza a edificar el Alcázar de los Reyes Cristianos.

– Alcázar  de los Reyes Cristianos: Es edificado sobre las dos mezquitas del Alcázar musulmán y en los terrenos privados de los emires y califas, se alza este maravilloso Alcázar, que fue sede de la inquisición, cuartel militar y cárcel provincial en los últimos años.

image

Parte de los jardines del Alcázar real, regado por las aguas del Guadalquivir.

image

 Cristobal Colón con los Reyes Católicos.

image

Parte delantera del Alcázar, a la izquierda están los antiguos baños califales y al fondo el antiguo alcázar musulmán.

Los Reyes Católicos lo usaron como residencia durante el periodo de reconquista de Granada, abandonando Córdoba por Granada. Se ve que les gusto tanto que hasta se enterraron allí, cambiando su planeado mausoleo mortuorio de Toledo por las faldas de Sierra Nevada, donde descansan hoy en día. Ahí se inicia el declive de una ciudad que llegó a tener un millón de habitantes en la época califal. Solamente Roma alcanzó ese esplendor mil años antes y habría que esperar al siglo XIX para que Londres lo empatara. En 1486 Cristóbal Colón se entrevistó aquí con los Reyes Católicos por primera vez. Los jardines y sus fuentes son un verdadero vergel en estas secas tierras andaluzas. Sólo por ello merece una visita. Pd. Las vistas desde los torreones son espectaculares.

– Las Iglesias Fernandinas: Cuando Fernando III “El Santo” tomó Córdoba decidió construir una serie de  catorce barrios parroquiales, siete en la Axerquía (arrabales y barrios extramuros) y siete en la antigua Medina, llamada desde entonces Villa. Los catorce templos son  edificios en los que un marcado aire románico se entrelaza con el gótico y el mudéjar. Fueron construidos sobre algunas de  las mezquitas musulmanas. Son un pedazo de arte mudéjar palentino en plena Andalucía. Lista de las iglesias fernandinas.

image

Iglesia Fernandina de Santa Marina, en uno de los arrabales de Córdoba.

– Iglesia de San Pablo: Está encima de los restos del circo romano. No perderse su descomunal  portada de columnas salomónicas y la torre, con uno de los tres carillones mejor conservados de toda España.

image

– Iglesia y Claustro de San Francisco: Perteneció, en origen, al convento franciscano de San Pedro el Real fundado en el siglo XIII, que desapareció con la desamortización del siglo XIX (que debería haber dejado una España rica y que solamente enriqueció a los de siempre…la Historia nunca cambia). Los restos del claustro y los callejones que lo rodean merecen un paseo.

– Torre de Calahorra: Es una fortaleza de origen islámico concebida como entrada y protección del Puente Romano de Córdoba. Fue reformada por Enrique II dándole más poderío. Las vistas desde arriba son impagables (bueno son 5 euros).

image

–  Palacio de los Marqueses de Viana: Espectacular palacio del siglo XIV, de corte renacentista. Tiene 12 patios interiores que rebosan frescor, verdor y aguor (perdón agua)… Fue propiedad hasta el siglo XIX de los marqueses de Villaseca pasando después, en 1901, a los marqueses de Viana, que compraron las propiedades colindantes y siendo sustancialmente mejorado en sus colecciones artísticas por el segundo marqués José de Saavedra y Salamanca, importante personaje de la corte de Alfonso XIII. La viuda del tercer marqués, Sofía Lancaster, lo cedió en 1982 a Cajasur. Así que pertenece a un banco…como media España. Es seguramente el mejor palacio renacentista visitable de Córdoba y de parte de Andalucía.

image

image

– Posada del Potro: Hoy en día es un centro de flamenco …..Ole, ole y ole (como decía Tico). Era una antigua posada  de postas y de arrieros del siglo de oro español (el XVI-XVII para los de la ESO). Es nombrada en el famoso best seller de Cervantes “ El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, creo que el libro está a la venta en el Corte Ingles y en Fnac.

image

– Puerta del Puente romano: Originariamente formaba parte de las murallas que cercaban la ciudad, conociéndose en la reconquista como Puerta de Algeciras, ya que era la ruta sureña de entrada a Córdoba. En el siglo XVI, Hernán Ruiz acomete una importante remodelación para la  visita de Felipe II a la ciudad, confiriéndole el monumental aspecto renacentista que podemos ver hoy en día. Las murallas fueron derribadas para dar paso a la circulación urbana. Es una de las tres puertas originales de la muralla romana, junto con la Puerta de Almodóvar y la de Sevilla.

image

– Triunfo de San Rafael: Este Arcángel puebla la ciudad de Cordoba. Decenas de esculturas se asoman en cualquier rincón. Los triunfos, pues así han dado en llamarse, constituyen una representación fervorosa de la devoción popular. En años de grandes penurias o epidemias, las gentes de Córdoba se encomendaban a su Santo Custodio, erigiendo triunfos por doquier…que les hiciera caso ya es otro cantar. Parece ser que la tradición viene de una epidemia de peste en el siglo XVI. El padre Roelas vio en sueños al Arcangel, que le anunció el fin de la peste. Se curó y la peste desapareció (habría que verlo…) El más famoso está situado al lado de la Puerta del Puente elevado en una esbelta columna. Realizado en el siglo XVIII, fue terminado por Miguel de Verdiguer. La etérea columna que sustenta al Arcángel se erige sobre una torre que hunde sus muros, a su vez, en una gruta. Son símbolos del inframundo.

image

COSAS VARIAS QUE NO HAY QUE PERDERSE:

– Plazas, calles y callejones: Las calles de Córdoba, dada su transformación musulmana y medieval (porque de la época romana rectilínea y ordenada queda bien poco) nos muestran un trazado lleno de recovecos y lugares curiosos ideales para perderse unas horas y alejarse del bullicio turístico (en algunas de estas calles será imposible, internet ha acabado con los rincones secretos de las ciudades…y yo contribuyo a ello). Yo recomiendo pasearse por las calles de la judería, de La Cuesta del Bailio, de la Hoguera, de las Flores y del Pañuelo. Plazas que no hay que perderse son la de Séneca, del Potro, de los Capuchinos (con el Cristo de los Faroles), la de Tiberiades, la de San Miguel, la céntrica de las Tendillas y la de la Corredera (antigua plaza de toros medieval y mercado en el renacimiento, lleno de truhanes, ladrones y meretrices).

En mayo se abren al público numerosos patios particulares de casas de la ciudad, parece ser que merece mucho la pena su visión…yo como estuve en agosto me conforme con mirar por las puertas enrejadas y visitar los doce patios del Palacio de Viana.

image

image

Una de las plazas que descubriremos paseando relajadamente por la ciudad.

image

Plaza de la Corredera, un lugar ideal para terrazear en sus numerosos bares.

image

La fotografía que todo buen japones se lleva de Córdoba (pa mi que se lo traen apuntado en sus guías). Es desde la Calleja de las Flores.

– Casa de Luis de Góngora: En una calleja desconocida (calle Cabezas nº 3) y a desmano está la fachada de la antigua residencia del escritor cordobés Luis de Góngora. Típica casona del siglo XVII.

– Museo Julio Romero de Torres y de Bellas Artes: Solamente por la belleza de las mujeres (y algún hombre) retratadas en sus obras merece la pena acercarse a este lugar. La fachada del museo, pintada como lo estaban muchos de los palacios en el renacimiento, merece una fotografía. La casa donde nació Julio es la que está a la izquierda de la entrada al museo. Aprovechando la excursión no dejar pasar la oportunidad de visitar el Museo de Bellas Artes, repleto de obras barrocas y del siglo XX. Está situado en la Plaza del Potro con un precioso patio interior, en lo que fue el antiguo hospital de la Caridad hasta el siglo XIX (los dibujos de los pacientes en las paredes todavía son visibles).

image

–¿Dónde tapear?—

En Córdoba los precios son normales y no he visto mucho sablazo al turista. Se puede tapear por poco dinero en muchos sitios y a base de esas pequeñas raciones, sobrevivir. No dejar de probar el salmorejo, los flamenquines, el rabo de toro y las berenjenas con miel. Para tapear en la zona histórica recomiendo el Bar el Potro (Plaza del Potro), Taberna el Anticuario (zona Mezquita), Casa Santos y su famosa y gruesa tortilla (zona Mezquita) y Casa Pepe de la judería (uno de los famosos de la ciudad, donde paraban los toreros). Algo más alejados del centro tenemos el Mercado de la Victoria con múltiples locales de tapeo a precios algo más elevados, la Taberna Matalauva (una vinoteca con comida moderna a buen precio) en la zona de la Av. Gran Capitán y el Bar El Puerto en la plaza de las Tendillas (tapeo barato y de buena calidad). Y como cosa original recomiendo tomarse un te árabe original en la Tetería de la Vía Céspedes (enfrente del anticuario) en una casa andalusí total. Para una copa tranquila y a buen precio está el Café Atrio (Av. Gran Capitán) dentro del bello patio del palacete del Colegio de arquitectos.

image

 No perderse la super-tortilla de Casa Santos…sí, sí, es como la de la foto… y está buena.

–Lugares curiosos—

image

Patio andaluz dentro del pequeño museo de la casa Andalusi.

image

Homenaje a las mujeres y las plantas. 

image

Interior del Palacio de la Diputación, antiguo Convento de La Merced. El exterior Renacentista está restaurado con muy buen gusto.

image

image

image

Cristo de los faroles.

image

Homenaje a Adrian Brody…digo..a Manolete, es que son igualicos…

image

 Palacete del torero Manolete, hoy perteneciente a una inmobiliaria.

Disfrutad de los viajes….toda gloria es pasajera.

Anuncios

Un comentario en “Turisteando por Cordoba

Los comentarios están cerrados.